Genially y moodle

La unión hace la fuerza: Moodle y Genially un tándem perfecto

Desde hace algunos años uso Moodle como herramienta imprescindible en mis clases presenciales en las dos asignaturas que imparto: Electrotecnia y Tecnologías de la información y comunicación (informática para los amigos) en bachillerato. Moodle ha demostrado ser un fantástico aliado para ordenar recursos, enlaces, crear contenidos, organizar la entrega de tareas, compartir calendarios y dar feed-back a mi alumnado sobre su progreso y, sobre todo, me facilita explicarles de manera individualizada cómo pueden mejorar. Entre otras cosas me ha ayudado a prescindir de los libros de texto, a personalizar el seguimiento de cada alumno y a llevar un registro puntual de lo que sucede en cada sesión de clase.

Sin embargo, por mucho que me guste esta herramienta he de admitir que también tiene sus puntos flacos. Uno de los más importantes para mí en los últimos tiempos es que visualmente es muy poco atractiva y, por mucho que sea la primera en alabar las bondades de Moodle hay que rendirse a la evidencia: la interfaz de Moodle es muy lineal y, sobre todo, muy, muy aburrida.

En un mundo como en el que nos movemos, las interfaces de usuarios son muy importantes y aún más para nuestros chicos y chicas que son expertos en este tema y, en consecuencia muy exigentes. Si a esto le añadimos las últimas tendencias en educación que nos hablan de introducir en el aula la gamificación y personalización del aprendizaje hay que admitir que en estas cuestiones Moodle se nos queda pequeño.

Es en este punto dónde la herramienta de Genial.ly ha supuesto un fantástico descubrimiento ya que ha demostrado ser ideal para romper esta dificultad y dotar de frescura, vistosidad y posibilidades a mis cursos de moodle, ya que se integra con él a la perfección. Es más, ¡hacen un tándem perfecto! :-)

ilustracion-02

Usando un tablón de Genial.ly he podido romper esa linealidad de la que hablaba e introducir de manera casi natural elementos de juego en el aula y, sobre todo, que cada participante pueda elegir su propio camino o secuencia de actividades.

De esta manera, al entrar en el curso los alumnos se encuentran un tablero en el que deben descubrir, como si un de juego se tratara, qué es lo que tienen que hacer y las instrucciones o pistas de cómo hacerlo.

moodle 1

Cada uno de los enlaces del tablero está incluido en un pin de Genial.ly. Cualquier elemento móvil es un recurso, enlace o información extra por lo que es muy sencillo para el alumno saber dónde debe investigar. Cada uno de estos pines les lleva a una actividad o recurso del curso de moodle en el que se explica de manera más detallada la tarea a realizar y los puntos que obtendrán si la llevan a cabo.

moodle 2

Gracias a las posibilidades de configuración de Moodle y a la facilidad que tiene Genially de incluir diferentes tipos de recursos, he podido crear diferentes caminos o secuencias de aprendizaje, incluir actividades voluntarias e incluso alguna sorpresa o actividad especial que podía dar puntos extra. Tengo que admitir que el diseño ha sido lo más laborioso pero una vez que todo estaba configurado el flujo de trabajo ha sido muy cómodo y nos ha permitido que cada alumno pudiera decidir su propio calendario seleccionando las actividades que quería hacer y el orden en el que las iba a realizar.

Además, ha sido muy sencillo replicar el primer tablero y crear varios niveles de dificultad con actividades y recursos diferentes usando varias páginas. Al pasar de nivel los alumnos conseguían algún “premio”, repetir una prueba, escuchar música en clase, ganar una insignia, que ha conseguido despertar el interés en general y mantener la sensación de juego durante la ejecución de la actividad a lo largo de las sesiones.

moodle 3

Esta primera evaluación se ha acabado y los resultados de las encuestas de valoración que he realizado a mis alumnos ha sido francamente positivas, incluso me han dado muchas buenas ideas y algunas pistas de cómo mejorar esta forma de trabajo en el aula por lo que intentaré refinar y mejorar la propuesta. Visto el resultado puedo afirmar que hemos pasado la prueba de fuego: el método de trabajo ha sido un éxito y una vez más se demuestra que, como decía en el título: ¡la unión hace la fuerza!

Charo Fernández
Charo Fernández
Licenciada en informática por la Universidad Politécnica de Madrid y profesora de bachillerado desde el año 1996, impartiendo las asignaturas de Tecnologías de la Información y electrotecnia en el colegio Salesianos Atocha de Madrid. Involucrada en numerosas actividades relacionadas con el uso de las TIC en educación y la formación de profesores, participa en la asociación Aulablog desde su creación en 2005 y cuyo objetivo principal es promover la mejora significativa de la calidad de la educación en nuestras aulas y la creación de redes docentes.


Artículos relacionados