Genially y la historia de nuestra evolución. Desde las pinturas rupestres a los contenidos interactivos.

Genial.ly es una startup que nace con un objetivo: revolucionar la comunicación y liderar la nueva generación de contenidos:cohete:A día de hoy, hablamos de la herramienta de trabajo de millones de usuarios en todo el mundo y de una empresa con una enorme proyección en el sector de la comunicación y la educación. Sin embargo, para poder mirar al futuro, primero debemos observar el pasado, y es hace más de 1.500.000 de años en el pasado, cuando comienza nuestra historia… 

Como todos sabemos, el principal rasgo que distingue a la especie humana, es la inteligencia. Nuestro cerebro, y como consecuencia nuestra capacidad intelectual, ha sufrido un proceso de evolución extremadamente lento que ha requerido el paso de millones de años e innumerables generaciones de humanos para su desarrollo. Sin embargo, este proceso, se ha visto acelerado por dos factores que acabarían marcando una diferencia enorme entre la especie humana y el resto de razas animales: la comunicación y la cooperación.

Remontémonos a los orígenes de la especie humana. Comencemos por el descubrimiento del fuego. Lo primero que observamos es que poco o nada que ver tiene un homínido frotando dos piedras con la comunicación; pero, ¿que habría sido de este descubrimiento si esta persona no hubiera podido transmitir el conocimiento? 

La carrera que se inició ese día, hace más de 1 millón de años, aún no ha terminado. El fuego solo fue una excusa para tener un lugar de reunión, una herramienta para poder recordar el camino a la cueva, un punto de partida. De la hoguera quedó la ceniza y con esta, se podía pintar. Cuando hoy visitamos cuevas de la prehistoria y vemos los grabados que allí se encuentran, a veces pensamos:  “vaya, mi hija seguramente podría pintar mejor”; pero trata de imaginar la utilidad que podría tener ese tipo de mensaje hace 80.000 años…Estaba naciendo la comunicación impersonal entre humanos, un concepto que lo cambiaría todo.

De las cuevas pasamos a las grandes migraciones, pasando por glaciaciones, mamuts y ardillas buscando bellotas :ardilla: La vida nómada quedó atrás y el establecimiento de los primeros grandes asentamientos humanos era un hecho. Gracias a la comunidad, y al continuo intercambio de información, el proceso de desarrollo se multiplicó, y en “tan solo” unos miles de años, las primeras civilizaciones ya estaban utilizando jeroglíficos como primer medio de comunicación escrita.

Del mismo modo que el descubrimiento del fuego se considera el inicio de la prehistoria, la invención de la escritura, en el 3.500 A.C, se considera el final. Observen el contraste. Tardamos 1.500.000 de años en pasar de pinturas en una cueva a inventar los primeros sistemas de escritura mesopotámicos. Y posteriormente en solo 5.000 años pasamos de construir pirámides alrededor del Nilo a construirlas en un editor digital. 

“Cualquiera puede hacer historia; pero sólo un gran hombre/mujer puede escribirla.” Oscar Wilde 

Gracias a los jeroglíficos y sobre todo al papiro, la información ya no solo se transmitía a través del arte o por vía oral, ahora se podía escribir y leer en diferentes lugares de la ciudad o el imperio. La comunicación dejaba de estar totalmente sujeta al tiempo y espacio.

Estábamos ya en la edad antigua y ya se estaban escribiendo los primeros libros, ya se estaban copiando y utilizando. Lo que antes se aprendía en muchos miles de años, ahora se podía aprender en menos de lo que duraba una vida humana, por desgracia un tiempo inferior a 40 años en esa época. 

A pesar de estos enormes avances, la mayor parte de los conocimientos seguían estando en manos de unos pocos afortunados con recursos suficientes para adquirir un libro y aprender a leer. Pero no era la única fuente de cultura. A comienzos de la edad media nacía otra vía de aprendizaje muy popular y efectiva: el juglar  :malabarismo: Historias contadas, visuales y con enganche. Una manera muy completa de transmitir todos esos relatos que de otra manera el pueblo jamás podría descubrir. Una vez más, el aprendizaje visual y dinámico le ganaba la partida práctica al puramente textual.

Edad media, moderna y contemporánea se han sucedido desde entonces, desplazando poco a poco la superioridad física animal en favor de la inteligencia humana. Grandes inventos como la impresión en serie, las grandes escuelas y universidades, y avances más recientes como el cine y la televisión, han contribuido a esta adaptación.

Muchos cambios se han sucedido a lo largo de nuestra historia, pero, probablemente, el único cambio comparable a la revolución digital que hoy vivimos, sea el ya mencionado descubrimiento del fuego. ¿Se imaginan un mundo sin Internet? Probablemente muchos pregunten a Google cómo sería este escenario. 

El cambio en la comunicación ha llegado de nuevo, pionero como siempre, pero para quedarse. Internet marca un antes y un después, establece el inicio de una época donde los avances se suceden a diario y donde, gracias a nuestro móvil o smartphone, podemos conocerlos a tiempo real desde cualquier parte del mundo.

 

 

Es en este momento, en este nuevo punto de inflexión para la especie humana, donde comienza la historia de Genial.ly un proyecto que nace con la intención de liderar la nueva era de la información.

“El mejor momento para plantar un árbol fue hace veinte años. El segundo mejor momento es ahora” – Proverbio chino

Nuestro “ahora” comienza en el año 2015 cuando Obama aún vivía en la casa blanca y Stephen Curry aún no era demasiado conocido. En abril de este año, nació una idea llamada Genial.ly. Ocurrió en el seno de una empresa especializada en comunicación dentro del sector de la sostenibilidad y el medio ambiente: Ecoavantis  :plántula: ¿De dónde vino esta idea? De esta realidad: ante conceptos y contenidos complejos de explicar, la Comunicación Visual e Interactiva era la que conseguía tener mejor comprensión, engagement y memorabilidad. 

Pero ese tipo de contenidos (visuales e interactivos) solo eran posibles de realizar por profesionales o equipos con conocimientos en diseño y programación.  Además, la especialización de muchas herramientas provocaba que un usuario necesitara aprender a usar multitud de programas para poder crear un contenido de calidad. Eso los hacía costosos y solo accesibles a grandes compañías para ocasiones señaladas (lanzamientos, reporting anuales, JJOO,…).

Y no solo resultaba caro tener acceso a este tipo de recursos, sino que además, el contenido visual llevaba más de 30 años estancado en aburridas presentaciones y material estático propio de una época sin tecnología de calidad. ¿No habíamos dicho que la comunicación avanzaba en años lo que antes le costaba milenios? La creación de contenido sin embargo no iba de la mano.                

 

 

Es en esta situación, cuando entra en escena Juan Rubio, CEO de Genial.ly y por entonces CEO de Ecoavantis. La primera decisión que toma el equipo, es la de intentar crear una herramienta que no solucione que cualquier empresa pueda crear y modificar esos contenidos visuales e interactivos; sino la de intentar crear una herramienta con la que cualquier persona pueda crear ese tipo de contenidos sin necesidad de tener conocimientos en diseño ni programación.

“El secreto para contratar a los mejores es: busca a personas que quieran cambiar al mundo”- Marc Benioff, CEO de Salesforce.

En definitiva, Juan quería mejorar la forma de comunicar en el futuro, basándose en el pasado, es decir, en los contenidos que estamos mejor predispuestos evolutivamente para consumir :bombilla: Para algo Juan era biólogo. Por lo tanto, el primer paso fue acudir a las personas adecuadas para poner en marcha este ambicioso proyecto.

En primer lugar entra en escena la persona que modelaría el código de la herramienta: Chema Roldán, actual CTO de Genial.ly. Chema, en ese momento, estaba trabajando en una consultora de innovación en Madrid. No se pensó dos veces dejarlo todo, mudarse y unirse al proyecto.

Cuando tras largos debates la idea comenzaba a tomar más y más forma, tanto Chema como Juan llegaron a la conclusión de que una iniciativa de este calibre necesitaba un experto en comunicación. Esta persona se llamaba Luis García, actual CMO de Genial.ly. Luis era el socio fundador de Fugazzz, agencia de contenidos visuales, y en seguida aceptó el reto. 

Si en una cosa estaban de acuerdo personas procedentes de ámbitos tan diferentes como Juan, Luis y Chema, era que la comunicación era la clave que había traído al ser humano a este punto de su historia, y esto no iba cambiar, sino todo lo contrario. La comunicación visual es transversal, no entiende de idiomas ni culturas y rompe las barreras de atención de los humanos desde una edad temprana. Si a esto le sumamos factores como interactividad y animación, comprobamos cómo esa inquietud de exploración que comenzó cuando descendimos de los árboles, aún sigue presente.

 

 

Todo esto es lo que provoca el nacimiento de innovadoras técnicas de comunicación como el StoryTelling o la Gamificación. Como seres globales que somos, nuestra necesidad de originalidad y variedad de contenido se potencia día tras día. Ya no bastaba con un modelo de presentación para todo lo que quisieras comunicar, necesitábamos una herramienta con la que crear todo el contenido que pudieras imaginar.

Estábamos en mayo de 2015 y Genial.ly ya tenía su primera beta pública, lista para ser lanzada. En un comienzo, todo el impacto y usuarios, eran personas cercanas a los círculos personales y profesionales de los fundadores. Durante los primeros 5 meses desde su lanzamiento, Genially sumó un total de 4.000 usuarios, no está mal, pero muy alejado de lo que quedaba por llegar.

Para abril de 2016, el equipo de Genial.ly estaba formado por 8 personas y poco a poco, pero cada vez más rápido, la comunidad iba creciendo. Tras el primer año, el crecimiento de usuarios comenzó a multiplicarse de manera exponencial :tierra_américa: Si a finales de 2015 eramos 4.000, en los siguientes 7 meses alcanzamos los 100.000 usuarios. Un año después la comunidad sobrepasaba ampliamente los 500.000 y para mayo de 2018 la cifra marcaba el primer millón de usuarios.

“La inspiración existe, pero tiene que encontrarte trabajando” – Pablo Picasso

Entramos ya en 2018, un año clave para el salto definitivo que Genial.ly pretendía lograr. Pero, no se puede crecer sin sumar trabajadores a la causa. ¿Recuerdan que dijimos que en 2016 eramos 8 en el equipo? Para 2018 éramos ya 32 compañer@s y cientos de embajadores distribuidos por todo el mundo. 

Esta expansión internacional, resultó sorprendente, incluso para los más optimistas. En 3 años Genial.ly había pasado de ser una empresa local, a convertirse en una de las empresas que más crecimiento internacional estaba experimentando; con usuarios y visualizaciones en todos los países oficiales del mundo.

A veces, cuando las pequeñas empresas empiezan a crecer, pueden perder de vista lo que las ha llevado hasta el éxito: las personas que usan la herramienta. Éramos muy conscientes de que nuestra comunidad nos había traído hasta aquí y, si queríamos tener seguir por ese camino, nos teníamos que apoyar en ella. Así que os preguntamos sobre nuevas características, nuevas categorías, nuevas plantillas,… y en base a esa línea que nos habéis marcado, hemos avanzado. ¡Muchas gracias!  :rezo:

Y estamos orgullosos. Estamos muy orgullosos. De tener miedo y afrontarlo. De apostar por contenido de calidad, interactivo y diferente del resto. De cumplir con nuestra promesa y proporcionar una herramienta que permita crear contenido espectacular de manera rápida y sencilla. Estamos orgullosos de nuestra comunidad, una comunidad fuerte y sana donde la cooperación y la interactividad son valores fundamentales. Y por último estamos orgullosos de formar parte de la evolución comunicativa, un proceso que comenzó hace millones de años y que cada año suma un paso más.  

El camino que comenzamos alrededor de una hoguera pronto se convirtió en un reto que llega hasta nuestros días. Pasaron muchos años, nos equivocamos mucho y aprendimos mucho más, pero todos juntos. La comunicación permite compartir este proceso, es la chispa que fomenta la unión, la evolución. Una evolución que empieza con el fuego, pasa por la escritura y los primeros medios de comunicación, para dar un nuevo paso con las herramientas de comunicación online. ¿Te vas a quedar atrás?

 

Los tiempos han cambiado, la comunicación también. Súmate al cambio, apúntate a la revolución, deja paso a la evolución con Genial.ly.

 

Javier Rubio
Javier Rubio


Artículos relacionados